Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Dieron una charla sobre método Montessori para docentes de un Jardín Maternal

Forma parte de un proyecto de la Facultad.

28 de octubre de 2019, 12:23.

Dieron una charla sobre método Montessori para docentes de un Jardín Maternal

Ampliar imagen


El proyecto de Extensión El Patio como herramienta educativa: “Jugando con tierra” se lleva a cabo en el Jardín Maternal Municipal “Multicolores” del B° Sarmiento de Godoy Cruz. La institución se encuentra implementando el Método Montessori, cuyo eje central es dar libertad al niño para que pueda actuar por sí mismo con independencia del adulto. En este marco, se han adaptado los espacios físicos en las salas, los materiales de juego y la tarea pedagógica.

El proyecto apunta a armar un patio funcional e inclusivo como espacio de aprendizaje, ofreciendo un modo alternativo de organización y aprovechamiento del espacio exterior de la institución que propicie el contacto con el medio natural y el desarrollo sensorial e integral de los alumnos.

En la sede Centro de la Facultad de Educación se realizó una charla introductoria al Método Montessori destinada al personal docente del Jardín y a las estudiantes de la Facultad involucradas en el proyecto.

 

Sobre la metodología

El método Montessori se caracteriza por proveer un ambiente preparado, ordenado, estético, simple y real, donde cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo de los niños. El aula Montessori integra edades agrupadas en períodos de 3 años, lo que promueve naturalmente la socialización, el respeto y la solidaridad.

El ambiente preparado ofrece al niño oportunidades para comprometerse en un trabajo interesante, elegido libremente, que propicia prolongados períodos de concentración que no deben ser interrumpidos. La libertad se desarrolla dentro de límites claros que permite a los niños convivir en la pequeña sociedad del aula.

Los niños trabajan con materiales concretos científicamente diseñados, que brindan las llaves para explorar el mundo y para desarrollar habilidades cognitivas básicas. Los materiales están diseñados para que el niño pueda reconocer el error por sí mismo y hacerse responsable del propio aprendizaje.

El adulto es un observador y un guía; ayuda y estimula al niño en todos sus esfuerzos. Le permite actuar, querer y pensar por sí mismo, ayudándolo a desarrollar confianza y disciplina interior.

Fuente: www.fundacionmontessori.org